SUEÑOS DE TINTA, Rowyn Oliver

Sueños de tinta de Rowyn Oliver

Alice Hastings, bella y rebelde, está convencida de que nadie puede obligar a una mujer a hacer aquello que no desea. Claro que no lo tiene fácil, siendo la sobrina mimada de un vizconde, dueño de un periódico donde ella escribe incendiarios artículos con el seudónimo de J. Steward. ¿Casarse, tener hijos y asentir con una sonrisa falsa en las hipócritas cenas de la alta sociedad? Antes muerta. ¡No hay nada que Alice odie más que eso! Sí, quizás sí haya algo… Reine Clifford, el dueño del periódico conservador de la competencia. Aristócrata, insufrible, déspota… y con unos irresistibles ojos azules que parecen conocerla bien.
Raine Clifford solo tiene una idea en mente: descubrir quién es J. Steward, cuyos artículos hacen ganar a la competencia una fortuna. Esa es su única obsesión hasta que, durante la cena anual de sus padres, los condes de Deerwood, conoce a la menuda e indómita Alice Hastings. Ella le dejará claro que una mujer puede expresar claramente sus opiniones y darle en lo que más duele, su orgullo. No es decente que Alice, beligerante, instruida y comprometida con la causa sufragista aproveche cada ocasión para vociferar sobre sus principios y convicciones. Ella es lo contrario a la esposa ideal. No obstante, a partir de ese momento la obsesión de Raine se dividirá entre J. Steward y la atracción irresistible que siente por la mujer de bellos ojos almendrados y lengua afilada.
Antes de nada debo decir que he disfrutado enormemente leyendo este novela. Las mujeres anticipadas a su tiempo son mi debilidad y creo que gracias a ellas hemos conseguido todo lo que tenemos hasta ahora y lo que conseguiremos en un futuro. Mi madre, que es una de ellas, siempre me dice que "ha nacido muy pronto".

 Pues bien, Alice Hastings es una de esas mujeres que "nacieron muy pronto". Es inteligente y no le da miedo demostrarlo, culta, curiosa, inquieta y, claro está, rebelde para el resto de sus contemporáneos. Alice dice lo que piensa, un defecto imperdonable en la encorsetada sociedad victoriana, sobre todo en una dama de la alta sociedad. No es ni se comporta como se espera en una mujer de su posición, pero es que Alice no quiere lo que "su posición" le ofrece: un matrimonio, hijos y sacrificar lo que más le gusta que es escribir y dar su opinión sobre temas eminentemente "masculinos" en esa época. Porque Alice guarda un secreto en torno al que gira su existencia: escribe bajo pseudónimo, J. Steward, en el periódico de su tío y sus artículos son muy liberales y controvertidos, ya que en ellos critica abiertamente a la aristocracia y aboga por los derechos sociales y el sufragio para las mujeres, entre otros temas. Pero se topa con el conservador dueño del periódico competencia del de su tío, Reine Clifford, aristocrático, malhumorado y tremendamente atractivo, que viene a poner su mundo patas arriba ya que, además de intentar por todos los medios descubrir quién es J. Steward, decide cortejarla. Ambos se atraen como los polos opuestos de un imán y les ocasiona una lucha interna ya que ninguno es lo "adecuado" para el otro pero saben que nadie más les hará sentir igual.

Los protagonistas son dos personajes con mucha fuerza y la química evidente entre ellos desde el primer momento genera situaciones cargadas de electricidad y pasión. Sus luchas internas aportan esa incertidumbre que enriquece la historia y que no sabes muy bien por donde van a salir.
Entre los personajes secundarios os destaco a las madres, en el caso de Alice su tía, ¿qué haríamos sin ellas?, mujeres con carácter y empeñadas en que sus hijos están hechos el uno para el otro, ante eso poco pueden hacer nuestros protagonistas, y se ven expuestos a alguna situación bastante embarazosa por su intervención. La madre de Reine me ha encantado, es una sorpresa muy agradable y fresca, ya veréis.

Si os animáis a leerla, yo os lo recomiendo, encontraréis una historia ágil, muy romántica y apasionada, que no se queda solo en la historia de amor de los protagonistas sino que se adentra en esos sentimientos encontrados que surgen cuando te enamoras perdidamente de quien se supone que no debes sea por la causa que sea. Y es que los amores reñidos... pues eso.

Ya me contaréis qué os parece!


Comentarios

Entradas populares de este blog

A LAS OCHO EN EL THYSSEN de Nieves Hidalgo

MI TRAMPOSA FAVORITA de Isabel Keats

TÚ EN LA SOMBRA de Marisa Sicillia